10. Moviéndose

Antes de los coches

Muchas de las cabañas estaban sobre el agua, que era un lugar agradable y fresco. Todos tenía un muelle largo que iba hasta la casa. Habían algunos veleros pequeños amarrados a un poste o ancla y se veían bien. Me encantaba pasar tiempo con los velreos. Podíamos ir a Manteo o a cualquier otro lugar antes de que los puentes fueran construidos y que todos tuviesen autos. Para viajar a pie, podías caminar, ir a caballo o en carreta si tenía suerte. Las ruedas de las carretas eran anchas para que no se hundierna en la arena. Algunas veces podías manejar el caballo para que nadara a través de un arroyo halando una carreta.


Las personas en el bosque viajaban más de lo que las personas sabían. La ciudad grande más cercana era Norfolk, Virginia. Para buscar suministros, debían navegar 50 millas por las aguas protegidas del estreco de Currituk, luego pasar brevemente por el océano hasta llegar a la ciudad. Ellos no viajaban todo el camino por las aguas peligrosas del océano, tenían mas sentido común que eso.

Leland Tillett


Largo paseo por correo

Por muchos años, caminé tres millas,seis días a la semana hasta la oficina postal. Durante la Primera Guerra Mundial tuve tres hermanos prestando servicio así que mi madre estaba ansiosa por recibir el correo a diario.

Vandelia Brown